Pilar Quiroga Olivar

Salud Natural

  Zhang Zhuang

Abrazar el árbol.

Apaciguar el corazón y el espíritu 

 

Zhang Zhuang es una forma de Qigong estático, cuya finalidad es integrar cuerpo, respiración y mente para obtener un estado de armonía completo. Zhang Zhuang significa “de pie como un pilar” aunque en Occidente es popularmente conocido como “abrazar el árbol”.

Cuerpo, respiración y mente regulados y unificados a través de esta postura meditativa (meditación en pie). En Zhang Zhuang nuestro cuerpo está inmóvil, atendemos la respiración y cerramos los sentidos al exterior, evitando todo esfuerzo mental que bloquearía la intención y la circulación de la energía.

Inmovilidad física, respiración abdominal profunda y pausada, mente concentrada en el sutil movimiento y quietud del interior del cuerpo, esto nos ofrece la postura estática de Qigong llamada a veces: “abrazar el árbol” 

Cuerpo

La correcta postura del cuerpo es muy importante en Zhang Zhuang, facilita y asegura el armonioso fluir de la energía por el organismo, evitando los estancamientos energéticos.

En la siguiente figura se muestran de forma gráfica los puntos clave a los que prestar atención para que la posición corporal sea la adecuada para obtener el mayor benéfico de Zhang Zhuang. 

Respiración.

La respiración es un eslabón entre el cuerpo y la mente, es una función del Sistema Autónomo que puede ser controlada y regulada por la mente.

Durante la práctica de Zhang Zhuang se respira por la nariz y podemos dirigirla o no:

  • Se puede tomar consciencia de la respiración natural, sin interferir en su tendencia; poco a poco se torna lenta, suave y uniforme.
  • Se puede realizar conscientemente la respiración abdominal o diafragmática, donde el abdomen se hincha (inspiración) y se deshincha (espiración), esta respiración es la respiración innata del ser humano, la que podemos ver cuando miramos a un bebe respirar. La respiración nasal favorece la respiración diafragmática. 

Mente

En Zhan Zhuang regular la mente es olvidarse del exterior, cerrar la entrada a los 5 sentidos, para que los estímulos externos no generen ruido mental. Si un pensamiento surge, no nutrirlo, no reprimirlo, no negarlo, simplemente dejarlo pasar como si fuera una nube, una hoja que se lleva el viento.  Lo importante es concentrar la mente en percibir el delicado movimiento y la quietud en el interior del cuerpo.

Respirar, mantener la postura del cuerpo de forma relajada y mirar hacia el interior con una sonrisa, experimentar la máxima taoísta que dice "hay movimiento en la quietud". Permitir que el corazón se calme y que la tranquilidad que de él fluye desvanezca los pensamientos que distraen. Corazón y mente unidos en silencio. 

Práctica.

Empezar con unos pocos minutos e ir aumentando gradualmente hasta llegar a los 20 minutos.

La mejor hora para realizar Zhan Zhuang es a primera hora de la mañana, y el mejor lugar (si es posible) es al aire libre, en la naturaleza.

Las sensaciones de hormigueo, temblor, entumecimiento y calor son normales al inicio de la práctica, e irán desapareciendo poco a poco conforme vayamos avanzando en el entrenamiento. Si espontáneamente surgen expresiones como suspiros o bostezos deben permitirse, pues ayudan a liberar la tensión.

También, si somos constantes en la práctica, la respiración se volverá rítmica, pausada y profunda y la mente escuchará el silencio, aportándonos paz interior.  

descargar el articulo en pdf
zhan zhuang pqo.pdf (366.08KB)
descargar el articulo en pdf
zhan zhuang pqo.pdf (366.08KB)


Mapa
Llamada
Correo electrónico
Acerca de